“SI NO LO VEO NO LO CREO.”

Cuando empecé a canalizar, las palabras “si no lo veo no lo creo” retumbaban en mi  cabeza sin entender muy bien porque. En realidad hasta ese momento no le había prestado demasiada atención  a esa creencia, sin embargo por aquel tiempo se convirtió en una visita habitual en mí día a día.

El caso es que yo veo cosas que no se ven con los ojos, escucho a  seres que no están presentes aparentemente, siento lo que otros sienten,  puedo conectar con la vida de alguien sin conocerle…y un sin límite de formas más…algunas todavía desconocidas para mí. El caso es que no puedo demostrarlo, pues no lo veo con los ojos físicos…es algo difícil de explicar…lo veo con los ojos del corazón, lo vivo, es latido en mí. Sin embargo en aquel primer  momento en el que empecé a canalizar y a transmitir vibraciones y frecuencias de Unidad, en mi cabeza brotaban creencias como:

  • ¡Eso que dices que ves te lo estas inventando!
  • ¿Quien eres tú para ver a todos esos seres, te crees especial?
  • ¡Estás loca!
  • ¿Pero eso donde está escrito?
  • ¿Que fechas concretas ves?
  • ¡Farsante!
  • Los muertos están muertos, no hablan.

Y un sinfín de ideas más…

Vivía en tensión entre lo que experimentaba en mí y lo que creía que debía ser. Una tensión que me hacía sentir incómoda y me dificultaba disfrutar. Recuerdo una sesión canalizada en la que, aquel al que algunos llamamos Jesús dijo que él habla con el corazón para ser escuchado con el corazón no para convencer a nadie ni demostrar nada. Que la Verdad no necesita ser documentada ni explicada, pues la verdad Es.

Recuerdo el momento en el que nos compartió:

“La Verdad no place a todos pero Es luz para todos.” 

Al recordarlo me siento reconfortada de nuevo, lo viví, lo experimente y así fué para mí. Me dio tranquilidad, paz y sentí amor. Esas son algunas de las sensaciones que la mayoría de las personas me transmiten cuando comparten conmigo una sesión canalizada.

A día de hoy, 10 años después de la primera experiencia de canalización, a la que le siguen muchísimas más, siento que “si no lo veo no lo creo” es una creencia que entre todos decidimos experimentar. Anteriores generaciones y nosotros, pues nuestros ancestros no son “aquellos”, somos “nosotros”.

En el momento en el que soy capaz de incluirme en ese nosotros  me doy cuenta de que cuando digo a otros que lo que ven no es verdad solo porque yo no lo veo, tomo “si no lo veo no lo creo” como la única Verdad. Por ello cuando al canalizar dejo de ver para creer aparece de nuevo la vieja creencia  para ser vista y sanada Hoy, no aparece por casualidad. Al canalizar tomo conciencia  de que podemos ver sin necesidad de creer, aunque otros  decidan no creerlo porque no lo quieren ver.

Hoy procuro seguir tomando de la Conciencia UNA y agradezco el Amor infinito y el paciente acompañamiento que me es regalado en mi día a día, a cada paso que doy, en cada canalización, individual o grupal, presencial o a distancia. Así como procuro crear espacios donde juntos recordar el UNO que Somos, donde escuchar lo que Es sin interferir.

Hoy me nace  transformar en mí: “si no lo veo no lo creo” en “Si escucho lo que Es, veo”.  Así como a  Amar cualquier herida de cualquier Ser como mi propia herida. Porque el otro no es el otro ni esa herida es su herida.  Somos nosotros todos la herida y lo que la genera.

“Si escucho lo que Es, Veo”.

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

6 comentarios en ““SI NO LO VEO NO LO CREO.””

  1. Pues yo creo y no lo veo. Y no sé por qué creo, pero supongo que algo de mi interior, de mi esencia de mi dice que lo haga porque ella si que sabe de que se trata. Así que ahora me doy cuenta que sin saberlo le estaba escuchando. ¡¡ Que bonito descubrimiento !!!

  2. María del Carmen

    A mí también me pasaba parecido a lo que expresas Mireia y durante tiempo creía que me imaginaba cosas o que era fantasía porque en mi entorno no se hablaba de eso con naturalidad, me refiero a lo que llamamos el más allá como si no fuera real y estuviera fuera de nuestro alcance comunicarnos con los difuntos o seres de otras dimensiones y eso generó en mí temor y desconfianza.
    Al día de hoy agradezco al amor incondicional las experiencias que el día a día me brinda para sentir la unidad con todos y con todo sin excepción, visibles e invisibles, igual de reales ¡
    Siento el amor de los seres que me acompañan porque es pura vibración que es la materia prima de nuestro corazón y el lenguaje que no necesita traducción ¡

    1. Mireia Adelantado

      María del Carmen gracias por compartir como dices el lenguaje del Amor…no necesita traducción, llega al corazón.
      Abrazo grande🤗

  3. ¡¡Precioso!! “Si escucho lo que Es, Veo”. Comparto este sentir. Y a veces me llegan sensaciones raras, como un sexto sentido. Una intuición desconocida que no sé que significa pero esta. Un abrazo. xxx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba